Del jardí bell de València
és Ayelo ermosa flor
que escampa, arreu, les fragàncies
que despedeix lo seu cor
Miguel Ferrándiz . "Himne a Ayelo"

.

sábado, 24 de abril de 2010

Dos personajes de la época de Carles Salvador

...



Don Miguel Laporta Valls, fue médico titular en Ayelo, unos años, hasta el día 28 de junio de 1914, fecha en la que presentó su dimisión para incorporarse a su nuevo destino como médico del Excelentísimo Ayuntamiento de Valencia. Estaba casado con Doña Amalia Bort, de cuyo matrimonio nacieron cuatro hijos:

- Miguel, que murió, siendo niño, de meningitis. Fue enterrado en el cementerio de la localidad, y posteriormente trasladado al cementerio Municipal de Valencia.

- Amalia, que falleció el 14 de diciembre de 2004.

- Berta, casada con Don Antonio Aparisi, Delegado Provincial de la C.N.S., que, en el verano de 1946, era uno de los que acompañaron a Don Ramón Laporta Girón, Gobernador Civil de Valencia, para hacer entrega de 90.000 pesetas como subsidio a los obreros del campo de Ayelo de Malferit. (Información obtenida del periódico Hoja del Lunes de Valencia, de fecha 22 de junio de 1946). Tuvieron ocho hijos, uno de ellos es el investigador Don Luis Miguel Aparisi Laporta, autor de "Toponimia Madrileña. Proceso evolutivo", que consta de dos volúmenes en los que ha invertido 18 años en la confección del trabajo. En él están incluidos 22.655 topónimos, de los que poco menos del 50% se encuentran en vigor y, el resto, pertenece a la historia. "Toponimia Madrileña", se cerró el 31 de diciembre del año 2000. La editó la Gerencia de Urbanismo del Consistorio de Madrid. (Este artículo se publicó en el periódico El Mundo, el lunes 3 de diciembre del año 2001. Valencia - Sociedad).



- Luis Laporta Bort, (el doctor Laporta), casado con Doña Vicenta Benlloch Plá, que estudió Magisterio, aunque nunca ejerció y sobrina del Cardenal Benlloch, cuya Eminencia vino a Ayelo el dia 25 de agosto de 1925, cuando colocaron la primera piedra de las Escuelas y se bendijo e inauguró el Cuartel de la Guardia Civil. Fruto de este matrimonio nació su única hija María Luisa, profesora en Valencia, hoy jubilada.
El doctor Laporta fue un prestigioso cirujano de digestivo, aficionado al arte de la pintura y la escritura. Nació el 1 de noviembre de 1905 y murió el 13 de Marzo de 1955 en Valencia de peritonitis fulminante (ironías del destino) truncándose así su trayectoria entregada a la medicina y a las artes. Escribió y publicó varios artículos y libros de medicina, entre ellos: “Temas prácticos de patología digestiva”, “Diagnóstico precoz del cáncer gástrico”, etc. También escribió novelas y libros de poesía entre el que se encuentra "Fulles al Vent", que Carles Salvador prologó en el año 1951.

Parte de estos datos los he obtenido gracias a mi padre, mi tía Elvira y mis primas, por lo que he podido llegar a María Luísa Laporta, que me ha facilitado la documentación que relato al final de este escrito.

También mi tía Elvira me cuenta y recuenta que la calle Valls debe su nombre a un tío de mi abuela, nacido en Ayelo, que era sacerdote, Don Daniel Valls Montés, que fue quien mandó imprimir el documento que certifica la autenticidad de la reliquia de San Engracio. Le llamaban "La campana Grossa de la Vall" por su inteligencia y calidad humana. Estuvo destinado de sacerdote en Agres y, un día de fuertes nevadas, fue requerido para dar la Extremaunción a un enfermo de otra localidad, trasladándose a la misma a pie y cuando regresó a su casa no sentía las piernas. Quedó paralítico y lo llevaron a Aielo, donde el Arzobispado le concedió un permiso especial para poder celebrar Misa en casa. Le acondicionaron una habitación de la planta baja de casa de mi abuela Pepa Laporta Sanz y, otro tío, apellidado Valls, le pintó unos motivos religiosos en dicha habitación y ese fue su oratorio hasta el final de sus días.



Muchas veces la tía Elvira me comenta con tristeza y añoranza que, de haber sido en esta época, se hubiese hecho ella cargo de la fábrica de soda y trenzas de cáñamo de su padre, Enrique Martínez Micó, ya que mi padre, Enrique Martínez Laporta, único hijo varón, estudió farmacia, y desde estas líneas, le digo que no tenga esa pena, que ella en su vida ha realizado una gran labor y debe estar contenta, ya que es una persona respetada y querida. Este escrito se lo dedico en especial a ella, ya que es la única de la familia en Ayelo que nos queda con el apellido Laporta y a la que tengo gran cariño.

Os deseo a todos/as unas felices Fiestas de todo corazón. Un cordial saludo.

María del Carmen Martínez de Pablos. Publicado en el Libro de Fiestas de 2005

2 comentarios:

  1. De tota aquesta gent que anomena l'articul crec que solament Elvira es la que va viure a Aielo.La pobra comprenc que es lamentarà de haver viscut en aquella epoca que per ser dona eres menys i no tenies dret a res ni a estudiar ni a portar els negocis del pare.La resta no entenc molt bé que van representar en la vida del poble.
    El metge que va esar ací accidentalment i va dimitir (però no diu per que)quan va poder per anar a Valencia.
    Sincerament, tanta Eminencia ,tanto Don y Doña no se que van fer per la vida del poble.Vindre ací a lliuir els seus trajes i faldons com els del cardenal ; mentre la gent malvivia pasava penuries i es mantenia en la ignorancia.
    Certificar la autenticidad de unas reliquias? no, imprimir el certificado. Gran hallazgo sin el cual hubieramos vivido igual o mas sabios.
    Però hi han altres lectures de la història que no estem acostumats a fer.
    Per res del mon m'haguera agradat viure en aquella época.

    ResponderEliminar
  2. Voldriem respondre al comentari anterior dient, primerament, que ens pareixen injustes moltes de les apreciacions que hi es fan. En especial quan l'anònim comunicant ens diu que "no entenc molt bé que van representar en la vida del poble" i que no sap "que van fer per la vida del poble". D. Miguel Laporta Valls fou metge d'Aielo en uns anys que per a molts van ser anys de penúries, com també ho foren els anteriors des dels temps del senyoriu, i el treball de metge rural no seria fàcil. Els seus pacients serien tan els rics com els pobres i a tots atendria d'acord al seu jurament hipocràtic que no dubtem compliria. Desgraciadament no queden testimonis vius de eixos anys que ens podrien parlar de la abnegació de aquells metges que moltes voltes no cobraven les visites o ho feien en espècie. A quants malats va curar? quantes vides va salvar?..... Això és el que va fer per Aielo. Si s'en va anar del poble no és molt difícil imaginar que va ser per buscar una millora professional, perquè era un home de valia, i per donar als seus fills una educació millor que la que teníem en les escoles massificades i precaries d'aquells anys.

    I respecte a Luis Laporta Bort, era massa menut per a que fera alguna cosa pel poble, ja que s'en va anar als 9 anys; però Aielo sí que va fer per ell, perquè ací va rebre educació per part de Carles Salvador i segurament el mestre poeta li despertaria el amor per la nostra llengua que tan bé demostraria més tard. Cregem que això justifica el que aparega en este blog.

    Els vestits i faldons del cardenal, les relíquies,"tanta Eminencia, tanto Don y Doña", són accessoris a l'essència de l'article, que és donar a conèixer al poble uns personatges oblidats i, en el cas de Luis Laporta, un gran poeta per descobrir.

    De la història hi han moltes lectures, tantes com historiadors; des d'ací pretenem donar les més possibles i es per això que demanem la col·laboració de tots, sempre que es facen amb rigor i sense sectarisme.

    ResponderEliminar