Del jardí bell de València
és Ayelo ermosa flor
que escampa, arreu, les fragàncies
que despedeix lo seu cor
Miguel Ferrándiz . "Himne a Ayelo"

.

viernes, 16 de abril de 2010

Recordando a Nino Bravo

...

Hoy (16 de abril de 2010) se cumplen 37 años de aquel fatídico día en que murió Nino Bravo, y a pesar del tiempo transcurrido su voz sigue emocionando a millones de personas en todos los continentes, muchas de las cuales no habían nacido cuando él nos dejó. Sin lugar a dudas, para Aielo de Malferit es su hijo más conocido y el que ha paseado el nombre de nuestro pueblo por los confines de todo el mundo, algo de lo que todos sus paisanos nos enorgullecemos.

En los años transcurridos desde su desaparición en 1973 su pueblo no ha dejado de llorarlo y tenerlo presente; le ha dedicado una calle, ha colocado una placa en la casa donde nació, le ha homenajeado en varias ocasiones y, finalmente, ha creado el Museo Nino Bravo para guardar su memoria. La continua afluencia de visitantes a éste nos habla de la vigencia y popularidad de aquel tímido muchacho que a los 28 años un zarpazo de la muerte transformó en mito.

En este blog queremos unirnos al sentir de su pueblo, Aielo de Malferit, y recordar en el aniversario de su pérdida la figura de nuestro paisano más universal, rescatando un artículo del Libro de Fiestas de 1993 titulado "Recordando a Nino Bravo" y cuyo autor es Rafael Belda Ureña, asiduo colaborador en sus páginas desde los años 60 y un gran conocedor y cronista de nuestra Historia más reciente. En su escrito nos relata la vida del cantor de Noelia desde la calidez del que lo conoció siendo un niño y lo trató cuando, tocado ya por la fama, venía a su pueblo natal a descansar "y, como no, recibir a sus amigos para saborear alguna cazallita de Ayelo".

Calabuig







Recordando a Nino Bravo
por R. Belda Ureña

Voy buscando los recuerdos
de una flor que ya murió...

Hemos celebrado, en este año, el veinte aniversario de la muerte de nuestro paisano, amigo y querido LUIS MANUEL FERRI LLOPIS, más conocido en el mundo artístico de la canción con el nombre de NINO BRAVO, y sigue en nosotros el recuerdo de su persona, de sus canciones y de todo lo que sabe a Nino Bravo.

Y esto ha hecho que entre mis papeles, buscase, como indica la frase de su canción, al principio inserta, los recuerdos de también esta flor que en la primavera de 1973 se marchitó. De esa flor cuyos pétalos guardamos entre nuestros libros, todavía coloreados, como si siguieran unidos a la flor. De esa voz que en 1973 enmudeció, pero que sus ecos siguen sonando en nosotros. De esa persona que si en su trayectoria musical fue grandiosa y limpia en éxitos, no fue menos en su identidad humana, sencilla, humilde, pero con un corazón enorme, capaz de albergar todo amor hacia los demás. De esa persona que nosotros, los que le conocimos y tratamos, damos pleno testimonio de su forma de ser, de su sencillez y gran humanidad.

Y porque creo que muchos de nuestros hijos, aun cuando han vivido con nosotros sus recuerdos, desconocen como transcurrió su vida, creo interesante y aunque de forma muy resumida, transcribirla en nuestro programa de fiestas, y relatar algunos de sus momentos en los años que Dios quiso estuviera entre nosotros. Él, el Cristo de la Pobreza, nuestro patrón, su patrón, ha querido tenerle a su lado para que le deleitara con su voz.

Todos sabemos que nació en nuestro pueblo y precisamente en vísperas de fiestas, el 3 de agosto de 1944 y que durante casi cuatro años permaneció entre nosotros, jugando por nuestras calles, por nuestro Ensanche y asistiendo al parvulario que en el antiguo Hospital de Beneficencia tenían instalado las Hermanas Franciscanas. El nunca olvidó esta breve estancia y menos aún estos primeros años de enseñanza, y demostración palpable fue el Festival que realizó, en beneficio de este Parvulario, en los jardines del Ensanche, ya cuando estaba triunfando plenamente en España y en el mundo entero.

Era una familia feliz compuesta por sus padres Manolo y Consuelo, él y su hermana, con el mismo nombre que su madre .../...


Rafael Belda Ureña

No hay comentarios:

Publicar un comentario