Del jardí bell de València
és Ayelo ermosa flor
que escampa, arreu, les fragàncies
que despedeix lo seu cor
Miguel Ferrándiz . "Himne a Ayelo"

.

miércoles, 23 de junio de 2010

El Monasterio de Llutxent

.


El Monasterio de Corpus Cristi de Llutxent, se construyó sobre una antigua ermita levantada en lo alto del Mont Sant. La ermita fue erigida en 1335 en conmemoración del Milagro de los Santos Corporales.

Después de la agradable visita que realizamos al Monasterio de la Murta, el grupo se dirigió hacia su siguiente destino con el ánimo muy bien dispuesto, ya que lucía un sol espléndido sin ser el día lo caluroso que se puede esperar en el mes de junio.

Pronto llegamos a Llutxent, donde fuimos a visitar el Monasterio Convento de Corpus Cristi; este monasterio se halla situado en lo alto del Mont Sant, una pequeña montaña que se encuentra junto al pueblo. Allí en 1335 se levantó una ermita en conmemoración del llamado Milagro de los Corporales.

El Milagro de los Corporales.

El Milagro de los Corporales sucedió en el año 1239, cuando las tropas aragonesas estaban sitiando el castillo de Xio, en las proximidades de lo que hoy es el pueblo. Uno de los capellanes de las tropas de Jaime I estaba oficiando una misa para un grupo de caballeros que iban ha hacer una incursión, pero justo en el momento de la consagración de las Sagradas Formas se produjo un ataque imprevisto de los infieles; ante el desconcierto de la situación y temeroso el capellán de que estas fueran profanadas, las escondió debajo de unas piedras. Finalizada la acción con la retirada de los atacantes, volvió el capellán a recuperar las Formas y, maravillado, descubrió como estas se hallaban ensangrentadas y pegadas al paño de los Corporales con que las había envuelto.


Según la leyenda, los Sagrados Corporales fueron llevados desde Llutxent a Daroca por una mula capturada a los infieles y que nunca había hollado tierra cristiana. La mula caminó libremente durante 12 días hasta que se detuvo en Daroca. Fue la señal divina de que allí debían quedarse las Sagradas Formas; en la actualidad están custodiadas en la Iglesia Colegial de Daroca.

Los caballeros cristianos tomaron esto como una señal divina que auguraba su victoria y decidieron alzar estos Corporales como estandarte y marchar a la batalla bajo su protección. Fue así como el castillo de Xio fue tomado en victoriosa batalla cuyo mérito se le dió al Milagro Eucarístico que el Señor les había otorgado.

Pronto surgieron las disputas sobre donde debían custodiarse los corporales, pues cada caballero quería llevársela a sus tierras, por lo que adoptaron una solución de compromiso: pondrían la reliquia a lomos de una mula capturada en la conquista y que no había pisado suelo cristiano y la dejarían que ella eligiera el lugar donde se quedaría la reliquia. El 24 de febrero de 1239 la mula inició su recorrido tomando la dirección de Valencia pero sin entrar en ella, pues siguió hacia el norte pasando junto a Segorbe, Jérica y Teruel hasta que tras doce días y más de 2oo millas cayó, doblando las rodillas, en Daroca, lugar que desde entonces alberga esta sagrada reliquia.

Este milagro fue decisivo para que el Papa Urbano IV instituyese la fiesta de Corpus Cristi, convirtierndo a Daroca en la primera ciudad del mundo que celebró esta fiesta que todavía sigue vigente en la actualidad.


Escudos en las columnas del claustro donde están representados los Sagrados Corporales


De ermita a monasterio.

Esta ermita fue sustituida más tarde por un gran templo, la Iglesia de Corpus Cristi, y en el siglo XV Olfo de Proxita, señor del pueblo, lo donó a la orden de los Dominicos para que fundaran junto a él un monasterio y tuvieran a su cargo dicha iglesia.

El Monasterio de Corpus Cristi albergó la primera Universidad valenciana siguiendo el concepto de belleza austera de la orden de los Dominicos, tal y como podemos apreciar en su fachada. El edificio principal gira alrededor del claustro cuadrado, hermoso ejemplo de la arquitectura de los dominicos, en cuyas columnas encontramos los escudos con los Corporales. Desde el patio central apreciamos la puerta del refectorio o comedor de los monjes, sala de estilo gótico que es la parte más antigua del monasterio. Otras partes dignas de mencionar por su importancia son la sala capitular y diversas dependencias de los novicios.

Un pequeño descanso antes de acceder al recinto de la Iglesia de Corpus Cristi

Durante la Guerra de Sucesion, en 1721, Llutxent vivió días muy turbulentos y la iglesia fue quemada, por lo que se tuvo que proceder a su renovación.

En la Guerra de la Independencia Española (1808-1814), los frailes dominicos organizaron partidas de tiradores voluntarios con mozos también de otros pueblos vecinos; al entrar las tropas francesas en Llutxent hicieron desalojar el convento y lo ocuparon, apoderándose de cuanto en él hallaron, dejándolo muy destrozado tras su retirada.


El edificio principal del monasterio gira alrededor del claustro cuadrado, hermoso ejemplo de la arquitectura de los dominicos. En la foto, los participantes del viaje de la Junta Local de Cofradias siguen atentos las explicaciones del guía.

Como muchos otros edificios, con la desamortización de Mendizábal, el convento pasó a manos privadas y los dominicos fueron trasladados a otros monasterios de la orden, aunque la iglesia siguió dedicada al culto y en la actualidad es propiedad del pueblo. Desde 1980 la Generalitat adquirió el resto del monasterio y comenzó un continuo proceso de restauración, habiéndose realizado numerosos Talleres Ocupacionales y destacadas actuaciones encaminadas a restaurar este importante patrimonio para disfrute de todos nosotros y también del pueblo de Llutxent, que todos los años, en Corpus, acude allí en romería.

Por la Junta Local de Cofradías, Rafael Pérez Gómez.




No hay comentarios:

Publicar un comentario