Del jardí bell de València
és Ayelo ermosa flor
que escampa, arreu, les fragàncies
que despedeix lo seu cor
Miguel Ferrándiz . "Himne a Ayelo"

.

jueves, 11 de febrero de 2016

LOS CARNAVALES. Aportación a la historia de Ayelo de Malferit, Mª Angeles Belda Soler.








     Joven disfrazado para participar en los carnavales (1880-1890 aprox.),
    seguramente es un hijo del marqués de Malferit o de la familia Tudela. 
                                                                                 (Colección Juanjo Tudela)

                               
 LOS CARNAVALES

"En Ayelo de Malferit, hace muchos años (posiblemente más de sesenta), se celebraban los carnavales. No recordamos si fue una disposición gubernamental o local la que los prohibió, y ya no volvieron a verse ningún año más aquellas extravagantes carasetes, como aquí se llamaban a las caretas de cartón que utilizaban los mozos de Ayelo, en tales efemérides.



                                                           Cassoleta dels anys 90.
     Començant per dalt i a l’esquerra de la foto Carmen “La blaia”
     junt a una xica amb la típica carasseta de carnestoltes.  
     Baix a l’esquerra de la foto Pepa Palmi i Carmen “La fortuna”.
                                            (Col.lecció Josefa Palmi Alemany)

El más corriente de los disfraces, quizá el único, consistía en una colcha, generalmente de colores, atada por un extremo, que se colocaba sobre la cabeza de la máscara y que le llegaba hasta los pies, ocultando los brazos y dejando libre el espacio de la cara, que iba cubierto con la correspondiente caraseta, con aspecto de bruja, de demonio, etc. De esta guisa, los mozos, fingiendo las voces para no ser conocidos, se acercaban a las chicas repitiendo el consabido “no em coneixeràs, no”. A continuación se sucedían las bromas. Las mujeres no se disfrazaban y las extravagantes carasetes asustaban a los niños, que, ante un grupo de máscaras corrían a cobijarse al lado de sus madres".

Aportación a la historia de Ayelo de Malferit, Mª Angeles Belda Soler. Valencia, 1982. Cap. XVII, pag. 99.

No hay comentarios:

Publicar un comentario